Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni una gota de agua,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

El X Premio Familia Empresaria recae en la Quesería La Peral

Corren buenos tiempos en la familia López Álvarez. Si a mediados de este año, concretamente en junio, cumplirá 95 años de tradición familia quesera, la pasada semana fue premiada por la Asociación Asturiana de Empresas Familiar (AEFAS) con el X Premio Familia Empresaria.

La sociedad La Peral fue creada el 23 de junio de 1923 de la mano de Antonio León Álvarez y su nombre viene, precisamente, del pueblo en el que fue fundada y en el que hoy en día continúa: La Peral (Illas). Antonio, que ya se dedicaba a realizar quesos con anterioridad, creó esta compañía y enseñó a María Luisa León Gallego, su única hija, a seguir sus pasos.

A finales de los años 30, su hija contrajo matrimonio con Dionisio López, quien se incorporó al negocio. Bien es cierto que una empresa con tanta historia ha tenido sus más y su menos; el negocio se vio obligado a cerrar durante la guerra civil, pero volvió a abrir al finalizar la contienda. Durante su matrimonio con Dionisio, María Luisa tuvo dos hijos: Antonio López León, fallecido, que trabajó en Telefónica, y José Luis López, que continuó con el negocio que había puesto en marcha su abuelo, ampliando la saga.

Hubo un punto de inflexión, como bien reconoce María Esther Álvarez, esposa de José Luis desde principios de los años 70, sobre si continuar o no con el negocio, pero por suerte, no se dieron por vencidos: «Tuvimos aquella ilusión de impulsarla, y hasta nuestros días», recuerda ahora, tras haber convertido sus quesos en todo un referente de la gastronomía asturiana, tanto dentro como fuera del Principado.

La quesería ‘La Peral’ comercializa tres gamas de productos: ‘Estrella La Peral’, ‘Queso Peralzola’ y ‘Queso Peñoceo’. Quizá el más conocido y emblemático sea el primero (‘Estrella La Peral’), galardonado con el Silver Award International Cheese Awards 2010, con el Urogallo Especial 2010 del Centro Asturiano de Madrid, con la Medalla VI Feria de Muestras Asturiana y II Exposición Agropecuaria Oficial e Internacional 1929 y con el Premio Concurso Nacional de Ganados, Industria, Derivadas y Maquinaria Agrícola 1926.

Tal ha sido el éxito del negocio, que la cuarta generación de la familia ya se ha incorporado , y se prevé que la quinta también tome el relevo, ya en la nueva ubicación en la que se encuentra la empresa desde los años 80, en la carretera general en Forcón, eso sí, sin olvidarse de su pueblo.

El secreto, según María Esther, reside precisamente en el poder familiar: «La unión hace la fuerza, y mis hijos nacieron entre el queso», afirma, y celebra que la tradición continúe, a pesar de que el trabajo en la quesería, como bien reconoce, «es muy duro». «Hacemos productos y no se pueden dejar ni un momento. Hay que estar continuamente», asegura.