Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni una gota de agua,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

La agroalimentación de calidad y certificada es el futuro de Asturias.

La directora general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, María Jesús Aguilar, habló el pasado febrero sobre la candidatura de la sidra para ser considerada Patrimonio de la Humanidad. «Estamos con la tercera división del expediente y nos gustaría tenerlo terminado para abril», dijo Aguilar.

La sidra «lo tiene difícil», afirmó. Competirá con la jota, la paella o el salmorejo... Pero, «lo nuestro no es solo un producto, sino lo más noble que tiene el ser asturiano: ese compartir y estrechar lazos con el mundo que llevamos en los genes y trasladamos allá donde vamos», añadió la directora. 

Sobre el precio de la sidra DOP (Denominación de Origen Protegida), Aguilar considera que «debemos entender que un producto de calidad tiene un precio. Nos parece que lo de casa tiene que ser más barato y estamos muy equivocados. Yo estoy convencida de que el futuro de Asturias pasa por la agroalimentación de calidad. Y la certificación es importantísima».

Aguilar también se pronunció sobre la ley de Calidad Alimentaria: «Hacía veinte años que Desarrollo Rural no sacaba una ley. Esta es una norma que engloba todo lo relativo a agroalimentación, calidad diferenciada, calidad comercial, venta directa y artesanía alimentaria y con ella se organiza y se dota la forma jurídica de los consejos reguladores de los productos de calidad diferenciada». Con ella, el Gobierno reconoce que el agroalimentario, que a día de hoy supone el 20% del Producto Interior Bruto, es un sector estratégico.